11.3.09

No te sorprendas


Hace tan solo 7 días se podía leer:

El juez del juzgado de instrucción número 15 de Valencia acordó ayer dejar en libertad, pendiente de celebración de juicio por faltas, al anciano de 76 años detenido por la Policía como presunto autor de amenazas al médico que había operado de un tumor cerebral a su hijo, que no pudo superar la intervención, realizada en agosto del pasado año, según indicaron a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

Los hechos sucedieron sobre las 10.00 horas de ayer cuando el anciano se dirigió al Hospital Clínico de Valencia donde supuestamente preguntó por un médico mientras llevaba una pistola en la mano --que resultó ser de fogueo-- y aseguró que quería verle "para matarlo", según informó la Jefatura Superior de Policía en un comunicado.


Me enteré de la noticia de casualidad, mientras emitían por la televisión en un programa de Ana Rosa Quintana un breve reportaje. En él, salía un jubilado con lágrimas en los ojos señalando la foto de su hijo y diciendo que "les habían destrozado la vida"... mientras sonaba una melancólica música de piano (de esas que se usan para dar pena). El titular era algo así como: "Empujado por el dolor de la pérdida de su hijo, un anciano amenaza al médico que le operó con una pistola de fogueo".

El mensaje era claro: era comprensible, incluso perdonable, que aquel "pobre jubilado" amenazara de muerte con premeditación al médico "solo para darle un susto".

Así debió entenderlo el juez, que dejó en libertad al anciano. Me pregunto si hubiese ocurrido lo mismo en caso de ser un juez (o un notario) el amenazado a punta de pistola (aunque fuera de fogueo).

Hoy la historia se repite, esta vez de verdad. Un jubilado EPOC (al que le deseo de todo corazón una larga vida de ortopnea) ha matado a tiros a una residente de cuarto año de medicina de familia en Murcia.

Por supuesto, no han faltado los comentarios típicos tratando de justificar el hecho en "lo malos que somos los médicos" como el siguiente:

¿Qué motivos pueden llevar a un anciano a pegar cuatro tiros a una doctora? El hecho es injustificable, pero seguro que el hombre estaba más quemado que la moto de un hippie y es que hay médicos que es para matarlos.

A mí también me han levantado la mano y amenazado de muerte (aunque por suerte nunca con pistola). Fue un jubilado madrileño en las urgencias del hospital. ¿La razón? Vivía en una pensión y quería que le ingresara por un prurito escrotal (picor de huevos). Me negué. Aunque visto lo visto ¿cómo es posible que la gente se queje de que damos las bajas "alegremente"?... ¿para qué vamos a negarnos? ¿para que nos metan un tiro?.

Curiosamente en los tres casos se trata de españoles, jubilados... de los del "porque yo pago". A la médico residente no le ha matado un paciente, no. Le ha matado un cliente. De esos alimentados por los hipócritas políticos dispuestos a ofrecer todos los derechos pero ningún deber (¡faltaría más!). De esos que cuando un cliente pone una reclamación siempre le dan la razón aunque sepan que no la tiene.

Cuando uno ve estas cosas, de verdad que dan ganas de largarse a Sudán a curar enfermos de verdad. Allí morirás de malaria, SIDA o en manos de algún paramilitar. Pero no tendrás que aguantar a los "porque yo pago" y al menos moriras por algo que vale la pena.

Eso, o dedicarte a otra cosa donde no trates con "clientes" (como a ser gerente o anatomopatólogo o radiólogo).

Por eso querido paciente, que observas desde la barrera sin hacer nada. Tú que piensas que esto no va contigo, como tampoco va contigo lo de las agresiones a los maestros; si algún día estás enfermo y no encuentras a nadie dispuesto a acompañarte y aliviarte (ni mucho menos a curarte), no te sorprendas.

32 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece que estás haciendo una generalización absurda. Entiendo que te sientas indentificado con esa mujer pero, creo que es un hecho aislado cometido por un perturbado. Estoy de acuerdo con que en España, lamentablemente, mucha gente no os respeta y que eso pueda influir en las amenazas e incluso en las agresiones de algunos, pero lo de hoy no es habitual, ni mucho menos. Igual de injusto es culparnos a todos los pacientes por lo que hacen unos cuantos que, imagino, no son mayoría, como hacer comentarios tan lamentables como el que destacas en el artículo; por otro lado, los comentarios que se pueden leer en los periódicos suelen ser lamentables.

Anónimo dijo...

Es la primera vez que te firmo en el blog. La verdad es que lo descubrí hace poco y me ha enganchado. Es una pena q pienses en abandonarlo ahora que acaba tu residencia y empieza la mía de Medicina de Familia. Gracias por tus consejos. Muchas veces a lo largo de la carrera conoces a gente que te quitan las ganas de seguir adelante pero leyendo tu blog uno se da cuenta de que merece la pena seguir luchando contra todo por ser fiel a lo que uno siente. Un saludo desde Galicia!

Dr. Bonis dijo...

> creo que es un hecho aislado cometido por un perturbado

No es un hecho aislado. Como ves hace solo unos días otro jubilado amenazaba de muerte a un médico con una pistola... ¿alguien hizo algo?.

Los sanitarios y los maestros son las profesiones que más agresiones sufren. Más que los funcionarios de correos (por ejemplo), y más que los trabajadores de banca (por ejemplo).

¿Por qué?

Para mí una agresión verbal o una amenaza por parte de un paciente (exceptuando pacientes con trastornos psicóticos/maniacos/paranoides) es inadmisible y debería ser severamente condenado por la sociedad.

Sin embargo algunos pacientes (y familiares) se creen con derecho a insultar o amenazar a los sanitarios. Y la sociedad les excusa "es que están alterados", "es que hay médicos que son unos cabrones".

Pues no. No hay excusa. No debe haber tolerancia con los intolerantes.

Personalmente paciente que se pone agresivo verbalmente, paciente que automáticamente dejo de atender. Me levanto y me voy. Punto. Lo he hecho en dos ocasiones. En las dos se trataba de pacientes españoles, de más de 60 años. En ninguna de las dos tenían patología urgente-grave que requiriera mi atención médica inmediata (cuando alguien está malo de verdad no tiene fuerzas ni ganas para amenazar a nadie).

Por supuesto excluyo a los pacientes con cuadros de agitación o psicosis. A esos se les atiende (con medidas de contención física o farmacológica).

Pero el problema no son los "perturbados", el problema son los "hijos de puta" que durante años se van creciendo animados por la sociedad y los políticos cazavotos, mientras guardan en su coche una pistola.

Anónimo dijo...

Muchos de los que trabajamos en hospitales y centros de salud hemos sufrido o conocido algún episodio relacionado con una agresión.
El caso de la MIR de Murcia no no es extraño. Aunque algunos les parezca extraño las pistolas falsas se utilizan con más frecuencia de lo muchos piensan para amenazar.
Es un tema que debe abordarse, se ha legislado pero hay que hacer algo más y no mirar para otro lado como ocurre la mayoría de las veces.

Carlos B. dijo...

Totalmente de acuerdo no es algo puntual, los políticos han convertido a los pacientes en clientes con derechos ilimitados.
Es inadmisible que se trate de justificar estas actitudes totalmente reprobables.
Por otro lado impresentable los programas de TV sensacionalistas que distorsionan desgracias para justificar lo injustificable.

Anónimo dijo...

Creo que es muy importante que sepamos que no tenemos que aguantar a nadie, paciente o cliente, que nos amenace directa o indirectamente. Los pacientes se pueden cambiar de médico y nosotros también podemos hacer que se le excluya de nuestro cupo. Esto no se suele saber, pero en el momento en que se lo decimos a un paciente-cliente que nos amenaza con un "a ver si se no la va a fastidiar...si no hace tal cosa" se suele quedar más suave. Y si no directamente se le cambia de cupo, porque es fundamental para nuestro buen hacer la buena realción médico-paciente, y la ley lo entiende así. Siempre y cuando no esté en peligro vital, claro. Por otro lado no hay que tener miedo a denunciar en el juzgado, para nada. Yo sufrí un intento de agresión sexual estando sola en la consulta y al día sigiente el paciente estaba fuera de mi cupo, a la semana detenido y en dos meses condenado, a pesar de que estaba sola y no tenía ninguna prueba contra él. Al juez le sirvió mi relato.

Anónimo dijo...

pero lo que dice bonis, en todos nosotros realmente este tipo de cosas desata un miedo interior al tratar con pacientes conflictivos, y esto, junto con que no tenemos ningun tipo de protección ni en centros de salud ni en Hospitales pequeños, hace que si a mi me piden que les de una baja de 10 meses por un padrastro en el dedo se la de, valoro más mi pellejo que las arcas publicas, y con estas cosas, ¡barra libre de recetas, TAC, radiografias o lo que quieran y eso sí, nada de verdadera medicina, quien te dice a ti que esa persona que te agrede y que echas de tu cupo no vuelve a los dias con un arma????

Anónimo dijo...

Quizás cada vez se nos haga más caso a los médicos cuando denunciamos, pero no el suficiente. A mi un paciente me destrozó el coche estando en una guardia por no haberle hecho la receta de una medicación crónica que tomaba, a las seis de la mañana y mientras yo estaba atendiendo a un paciente infartado, esperando por la ambulancia medicaclizada. Fue acusado por delito por daños y falta por amenazas y, sí, también se fiaron de mi palabra porque no tenía testigos de haberlo visto rompiendo el coche, pero ¿y que?. Le condenaron a pagar los daños del coche y como no es solvente no pagará, y los cuatro meses de orden de alejamiento que le pusieron se acaban ahora a final de mes. Y sí, puedo pedir cambio de cupo, pero seguirá perteneciendo al mismo centtro porque, segun dicen, es su derecho, ¿y el mio?. Cuando vuelva a estar de guardia y aparezca lo tendré que atender y hasta que no pase algo más serio, pues nada... Total que estoy fatal con todo lo ocurrido, la verdad.
Un saludo Bonis y enhorabuena por el blog, espero que al terminar tu residencia continúes con este u otro blog.

Anónimo dijo...

La Semfyc se limita e emitir un comunicado en su paguna web, de "maxima condena!?" y 5 min de silencio para el viernes?!....en paises como Inglaterra,(mentalidad anglosajona), si esto hubiese ocurrido, los medicos de familia actuarían contundentemente y con voz única, ya que funcionan como lobbies. Pero aquí para mantener como ,tu dices, al "cliente" siempre tiene que existir un pringado que "financie" las promesas del politico de turno.
Si este hecho terrible no nos moviliza como colectivo médico, que nos va a movilizar...? un parte de baja?? un exeso de burocracia?? estamos acabados como especialidad, y como cada año nadie coge las plazas de familia, nuestros dirigantes estan polaneando rellenar la universidades de alumnos futuros medicos, de esta forma "los huecos" se rellenarán "a la fuerza"...otra vez "paro médico" y "medicina de mala calidad" ,pero lo que importa es "la satisfacción inmediata del cliente no?"
Saludos
FIRMADO: Un medico de familia muy joven y muy quemado a punto de dejarlo y pasarse a la industria farmaceutica.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el primer anónimo. Soy médico y a mí este caso en concreto me parece un hecho aislado, ese tío no tiene que estar muy bien de la cabeza... probablemente si hubiese ido al banco y no le hubiesen dado su dinero por cualquier fallo, se hubiese cargado al banquero... Otra cosa muy distintas son las amenazas, o asesinatos tras amenazas, que son lamentables y en eso sí que habría que concienciar a la sociedad. A mí las generalizaciones de este caso me parecen absurdas, el alarmismo no proporcional solo nos llevará a trabajar con miedo,y entonces sí que estaremos empeorando nuestro trabajo...
Imaginaos si los pacientes se hubiesen manifestado por la médico que apuñaló hace un tiempo a sus compañeros o pacientes, no recuerdo bien... no estaba en sus cabales y por ello no van a pensar que todos los médicos somos agresivos...
Vamos, que es solo mi opinión.

Dr. Bonis dijo...

> Soy médico y a mí este caso en concreto me parece un hecho aislado, ese tío no tiene que estar muy bien de la cabeza... probablemente si hubiese ido al banco y no le hubiesen dado su dinero por cualquier fallo, se hubiese cargado al banquero...

No estoy de acuerdo. No creo que se trate de un viejo que "de pronto" se vuelve loco y dispara a un médico.

Probablemente ese criminal era ya violento o conflictivo ¿qué hace sino con una pistola ilegal guardad en su taxi durante años?.

Probablemente se había acostumbrado a que "los médicos están para servirme y atenderme" y que si agredes (verbalmente o con gestos) a un médico no pasa nada.

Hoy es un insulto, mañana una amenaza. ¡Vaya no pasa nada!. La mayoría de los pacientes no suben el último peldaño de "pegar un tiro", pero te aseguro que si a la primera amenaza o insulto se le mete al tipo en la cárcel (o se le prohibe volver a ese centro de salud) las cosas serían un poco distintas.

Si yo voy a una oficina de banco y me pongo a insultar y amenazar a la cajera, te aseguro que no me vuelven a dejar entrar en esa oficina bancaria en la vida.

No se trata de un "loco", ni de un arrebato... No es que "le dio un ataque porque estaba nervioso". Se trata de un tipo que tiene una pistola en su coche y que planea lo que va a hacer con horas de antelación y a sangre fría.

Es como el otro jubilado que va con la pistola a buscar al cirujano que operó a su hijo. ¿Encima nos tiene que dar pena?. Hay cosas que no se deben justificar ni tolerar.

recién llegado dijo...

es que, como en otras parcelas de la vida, y ya es algo de lo que se ha hablado mucho, en 40 años hemos pasado al "don fulanito" y que te traten de usted, a que te vengan exigiéndote qué prueba les tienes que hacer, por supuesto te tuteen y si les dices algo que no quieren oír, te insultan, te faltan al respeto... o peor, te disparan!
y eso es porque no hay ningún límite, tienen carta blanca... no estoy de acuerdo en que haya sido un hecho puntual... es el extremo de nuestro trabajo del día a día.

Anónimo dijo...

No hace falta matar a alguien para agredirle, ni violar a nadie para que sea acoso o delito sexual. Crreo que es muy importante que a la primera amenaza se denuncie, porque eso para los piés a la mayoría, y sobre todo da ejemplo a los demás. Yo cuando denuncié lo hice tanto por mí como por las otras cuatro compañeras que conozco que habñian sufrido acoso sexual y no lo hicieron, "porque no tenñian pruebas". Ahora el agresor ya tiene antecedentes penales y la próxima vez puede que vaya a la cárcel. Aunque espero, por supuesto, que no haya una próxima vez. Yo, después de denunciar, vivo sin miedo.

Anónimo dijo...

Un consejo para el compañero al que destrozaron el coche estando de guardia: si vuelve a aparecer en una guardia antes de abrir la puerta llama a la guardia civil o a la policía, para que se personen en el centro. Nosotros lo hacemos alguna vez y nunca se niegan, y ¡no veas si disuaden al paciente-cliente-hijo-de-puta de ponerse agresivo!.

AlberZgz dijo...

Hola médicos!!!
Nada me ha llegado este enlace de una amiga mía y he estado releyendo un poco vuestros comentarios personales de la fatidica noticia de vuestra compañera. Como ciudadano me siento alucinado de las cosas que os teneis que encontrar día a día, pero yo sinceramente os digo que sin vosotros la sociedad tampoco iría a ningún sitio, asi que...gracias por existir y curraros carreras tan chungas. Desde luego teneis también la admiración de muchos que os entiendemos y valoramos muchísimo vuestra labor.

Anónimo dijo...

Lo triste es que aunque reiteradamente nos quejemos del tema de la seguridad no hace nada nadie.
Raro es el día en que alguien no se enfada y te grita en la consulta, o te insulta o duda de tu capacitación profesional, sobretodo en las guardias. Yo les cuento a mis amigos que no tienen que ver con la atencion primaria y piensan que la mitad lo exageramos.
Por suerte la mayoria de los casos no van a mas, ¿pero tenemos la obligacion de aguantarlo?
Despues de tantos años de esfurzo, la carrera, el MIR, el ser un suplente en mil sitios, doblando para asegurar que te sigan llamando y seguir estudiando para las OPE (con las que nos marean y nos hacen saber de leyes, de gestión...), ¿ha merecido la pena para llegar a tener esto?
No quiero parecer muy pesimista,
para mi de momento si, aun me gusta mi profesión, pero conozco gente que lo va dejando.

Anónimo dijo...

yo quiero contar una anecdota que ha pasado a las 12 del mediodia de hoy, cuando todo el personal del centro de Salud en el que soy ¡R4! hemos salido a hacer el paro de cinco minutos. Mientras estabamos en la puerta en silencio, han llegado una mama quinqui y su hija ya adulta quinqui y la hija le ha dicho a la madre al ver a su médico en la puerta. ¡¡¡Mira, mira, anda, y decias que llegabas tarde!¡Ahí lo tienes!, y cuando un enfermero le ha recriminado (con mucha educacion) lo han mandado a gritos a sitios muy feos delante de nosotros y muy chulas ellas. Violencia cuando condenamos la violencia. Es curioso no?

Anónimo dijo...

Como paciente animo a los médicos a que denuncien en el juzgado, igual que las mujeres maltratadas, cualquier intento por mínimo que sea de agresión verbal o física.
Hay que parar esto y creo que solo se conseguirá con la implicación activa de los pacientes respetuosos y agradecidos a sus médicos, que tambien creo yo que somos muchos.
Muy mal para los políticos que alimentan con sus declaraciones muchas de estas situaciones y también para los nefastos programas televisivos de media mañana y media tarde. Un saludo y mucho animo. LES NECESITAMOS.

carmen dijo...

el problema de seguridad se soluciona con presencia policial aunque parezca exagerado y endurecimiento de las leyes sin ninguna duda. Escuchamos a diario asesinatos pero los asesinos a los pocos años estan disfrutando de la libertad que no merecen. Tenemos unas leyes muy lais. Y un periodismo de pacotilla que no nos informan con objetividad y realismo sino tintando la noticia con matices que desvirtuan lo real.Por ejemplo he leido en un comentario que un hombre habia perdido a su hijo y se preseta con una pistola de fogueo. Y el ovejerio no piensa solo lee noticias y eso es peligroso pus la conclusiones son de mercaillo.
La informacion periodistica tiene mucha importancia pues a traves de ella nos enteramos de lo que pasa mas alla de nosotros.En el caso de los medicos es que algo le ha pasado a un paciente y este esta preso de un ataque de agresividad.Quiza cuando salen estas noticias tendriamos que comentarlas en los periodicos criticandoles la nula objetividad al informar.
Un saludo
Carmen

Anónimo dijo...

Y denunciar, siempre denunciar, sino será un equivalente al caso de las mujeres maltratadas que son las últimas en darse cuenta del maltrato y piensan que en el fondo su hombre no es tan malo.
Hay que conseguir órdenes de alejamiento, prisiones y demás medidas punitivas para los indeseables que osen atentar fisica o moralmente a los doctores.
Un saludo y animo, LES NECESITAMOS A VDS.
Una paciente.

enfermero01 dijo...

Saludos.

Hoy mismo, estando de guardia en un centro de salud, una doctora ha sido amenazada con una barra metálica por un hombre, y todo por no querer hacerle recetas de hipnóticos para un tratamiento crónico (algo que cualquier paciente de su tipo sabe de sobra que no se hace en urgencias). No es la primera vez que el paciente acude de esta guisa al centro, pero nada impide su derecho a ser atendido en el centro que él desee.

En la misma guardia se ha personado un conocido profesional la justicia de esta ciudad, con intoxicación etílica y probablemente bajo los efectos de las drogas, amenazando, chuleando y humillando con comentarios de todo tipo y a todo el personal.

Poco después, un señor mayor en grave estado de embriaguez, ha orinado por medio servicio de urgencias, delante de todos los demas pacientes, ante lo que no hemos podido hacer nada, porque no tenemos potestad de echar a nadie de urgencias. El señor se quedó a dormir la mona ocupando una de las dos camillas de observación de que disponemos, invitación del marco legal de la sanidad actual.

Una señora me ha increpado en muy mal tono por pedirle ayuda para poner un inyectable a su hija de 4 años que, obviamente, no se estaba quieta. Me insultó antes de irse airosamente.

He escuchado a dos madres que llevaban a sus niños a urgencias, por cierto ambos con dudoso aspecto de presentar una urgencia. Una de ellas comentaba que a los médicos y los enfermeros había "que meterles caña" para que "espabilaran" y "cumplieran con su obligación".

Al menos 15 pacientes, que yo haya contado, han acudido a pedir recetas al médico, algo que se sabe de sobra que no se hace en urgencias. Otros 7 aproximadamente han ido a pedir un parte de baja, otra cosa que NO se hace en urgencias. Ninguno de ellos se ha marchado convencido con la respuesta de los facultativos y en varias ocasiones han acudido luego a mi esperando que yo les hiciera el favorcete.

Unos 4 pacientes han acudido directamente a enfermería a pedir que les diéramos comprimidos de paracetamol o cápsulas de metamizol, llevando por delante el "que yo sé que las teneis por ahi guardadas". El argumento de que los medicamentos está para darlos a los pacientes atendidos por urgencias sólo me ha granjeado insultos y comentarios despectivos, uno de ellos ha salido del centro cuestionando a gritos la moral de mi madre.

¿Hechos aislados? No. El pan de cada día. Voy a subir el tono, lo siento, he tenido un día de perros (otro más en una larga lista). Creo que todos los que quitais carne al asunto realmente no sabeis que es estar al pie del cañón en un servicio de urgencias de primaria y no poder decir que no a nada, tener que aguantar malos modos y ceder a peticiones absurdas por miedo a denuncias o represalias. Todo deberes, ningún derecho. A los que vivís aún en el país de la piruleta lo que necesitais es que os jodan el coche, os saquen un arma en pleno lugar de trabajo u os amenacen con hacer daño a vuestras familias, veréis que rápido cambiais vuestra perspectiva.

La justicia, los medios de comunicación y el propio conjunto de los usuarios empatizarán siempre con el paciente, y rara vez se les exige asumir las consecuencias de sus actos. Resulta que todo al que le da por agredir está trastornado mentalmente y con eso ya tiene perdón absoluto (no quedan cabrones y maleducados ya por lo que veo).

Radiólogo dijo...

En mi modesta opinión, para obtener resultados en la vida lo mejor es ser práctico.

Te pongo un ejemplo: Los accidentes de tráfico. Podría estar cada día martirizándome con debates bizantinos acerca de la casuística de los accidentes de coche, de porqué los políticos no hacen tal cual cosa o la otra, de porqué muere tanta gente al coche, de porqué hay tanto imbécil con carnet de conducir, de porqué se es tan blando con ciertas infracciones de tráfico y un larguísimo ectétera.

Pero todo esto, como ya he dicho, puro debate bizantino: ni voy a cambiar nada, ni la realidad va a cambiar.

Y como no quiero dar ningún disgusto a mis seres queridos saliéndo en el diario algún día en "...y cruzó la mediana colisiando con el coche que iba en sentido contrario, produciéndo la muerte instantánea de sus ocupantes", pues soy coherente y práctico conmigo mismo y, a pesar de que tengo carnet de conducir, ni tengo coche, ni conduzco ni quiero hacerlo: cuando quiero ir a ver a mis padres a mi ciudad natal, cojo siempre un tren de alta velocidad con sus descuentos y santas pascuas.

Que se maten otros en la carretera.

Saludos

Anónimo dijo...

En mi opinión:

El 90% de los pacientes son correctos y es posible mantener una relación cordial con ellos.

El problema es que sólo un 10% (o menos) marca mucho. Si en una guardia en la que se ven 300 enfermos en mi servicio, 30 son agresivos, son muchos y te llevas la sensación de que esto es la guerra.

Yo hago esto, de forma rigurosa, sin excepción: paciente que levanta la voz, monta un escándalo, ..., me niego a atenderle. Se acabó. Y si la cosa va a peor: telefonazo a la Guardia Civil (mejor que a la Local) y santas pascuas.

Estudiante de 4º dijo...

Pero qué asco da la gente,de verdad. Me aterra pensar lo que me voy a encontrar cuando termine la carrera.Y la cosa va a ser peor dentro de unos años...
Me pregunto: ¿Por qué los médicos han permitido que se llegue a esta situación? ¿Por qué despues de los que uno tiene que penar para llegar hasta ahí luego deja que la chusma lo trate a patadas?
¡A las barricadas ya,coño!

Anónimo dijo...

Entiendo la reacción de nuestro pobre compañero enfermero después de esa guardia horrible que ha tenido. Sin embargo he de decir que los que no vemos las cosas tan chungas no es que vivamos en el país de la piruleta, y que no sepamos lo que es una guardia en primaria. No. ¿Has denunciado alguno de esos abusos que has visto? No digas que no sirve para nada si no lo has hecho. Sirve para darte dignidad, para quitarte el miedo y, aunque no me creas, para que la próxima vez se lo piensen más. El vivir con miedo, con la sensacion de que no se puede hacer nada, es lo que quema. Y si un día no te hacen caso vuelve a intentarlo. ¡Quiérete mucho y denuncia!.

rgonzalezcabrera dijo...

Los sanitarios tenéis el problema de trabajar de cara al público, algo que yo no envidio en absoluto. Pero el tema de las amenazas/agresiones/etc en centros sanitarios no es más que una muestra de la agresividad que hay en esta sociedad.

Hay que ir con un cuidado que no veas. El otro día el tipo que estaba parado con su coche en un semáforo delante de mi, se bajó del coche y se pegó como 2 minutos poniéndome bonito a gritos y golpeándome el capó, y todo por haberle dado un pitido con el claxon, porque el semáforo estaba verde y él seguía buscando algo en la guantera.

Por no hablar de los garitos de fin de semana, el ojo que hay que tener para no empujar a nadie, ni mirar a nadie (ni a la novia de nadie), ni que te empujen y manchar de cerveza a nadie...

En fin, que la cosa se está poniendo fatal, la gente tiene todos los derechos pero ninguna obligación, y eso lo termina sufriendo la gente como vosotros, que estáis al pie del cañón.

enfermero01 dijo...

¿Has denunciado alguno de esos abusos que has visto?

En el caso del hombre que amenazó con la barra de hierro sí, se llamo a la policía al momento, y se contactó con la empresa de seguridad, con la suerte de que quedó grabado por la cámara. La cuestión es que el paciente toma hipnóticos desde hace tiempo, algo que seguro que el juez tomará como eximente, si es que esto llega a juicio.

..Rubén.. dijo...

Hay que ver....¡cómo está el patio señores! a uno le da la sensación de ir a las trincheras..

... Como estudiante de 6º de medicina, conozco a muchos compañeros q están en sus respectivas residencias... El otro dia me llamó la atención el comentario de una compañera residente de familia... - " yo antes me peleaba con todo el mundo, pero estoy harta...ahora ya no discuto..¿para qué?".

En fin.. como futuro "resi" de familia q espero ser, pienso q la mejor receta es un trato amable y respetuoso con el paciente, y aunque ésto no garantice un trato recíproco, al menos sabemos que nos hemos comportado como personas dando ejemplo.

Si en la guardia de turno aparecen los "orcos" con sus malos modos... es muy sencillo, el mismo Dr.Bonis lo dice... úno se levanta y se marcha..siempre y cuando no se trate de una urgencia vital o como mínimo de una urgencia "real"...


Y q la paciencia sea vuestra bandera. Un saludo.

Anónimo dijo...

Una aclaración: el que una persona tenga una enfermedad dental NO LE EXIME de su responsabilidad penal, siempre y cuando no esté relacionada con su enfermedad. Por ejemplo una persona con alcoholismo y con un delirio de celotipia sí podría ser eximido teóricamente, si agrede a su mujer, objeto de su delirio, o a un hombre que también entre dentro del delirio. Pero no será nunca eximido si agrede, por ejemplo, a un pobre conductor que le "pite" porque se ha puesto el semáforo en verde. Este conductor no entra dentro de su delirio (esto, claro, lo determina un psiquiatra), y por lo tanto es responsable de sus actos.

Anónimo dijo...

Hola,estaba leyendo tu blog y me parece fascinante. Estoy en el extranjero hace ya unos años y la verdad es que pagan bien, estás bien considerado y los puestos de trabajo son muy estables.

Me gustaría animar a la gente a que considere la alternativa de ir al extranjero.

Saludos

Anónimo dijo...

Yo soy socorrista, amigo, así que, con tus mismas palabras

"Por eso querido [nadador], que observas desde la barrera sin hacer nada. Tú que piensas que esto no va contigo, como tampoco va contigo lo de las agresiones a los maestros; si algún día [te estás ahogando] y no encuentras a nadie dispuesto a acompañarte y aliviarte (ni mucho menos a curarte), no te sorprendas."

¿Por qué los médicos os creéis que sois los únicos a los que os pasan estas cosas?

Yo también trabajo de cara al público. A la que pueda, dejaré este trabajo. ¿Tú no?

Anónimo dijo...

Estoy completamente de de acuerdo con "nuestro anónimo socorrista". Todos los trabajos de cara al público tienen estos riesgos. Yo estoy convencida de que el que es maleducado, borde o hijo de puta en mi consulta también lo es en la panadería, pescadería, piscina...y seguro, seguro, que en su casa también.
Pero hemos decidido trabajar con gente...¡por algo será!